El hombre de la bolsa ¡Qué vergüenza!



Lo malo que tiene la vergüenza es que cierra el tercer TFL o chackra. Por eso uno no puede elegirla, porque es una energía miserable. Pero es difícil no sentirla a veces por nosotros mismos. 

El hombre de la bolsa nos va a comer. Si señores, nos entrenan con Papá Noel y los reyes magos  para que todo el cuentito siga su curso luego y le tengamos miedo al hombre de la bolsa. Tan real como Papá Noel. Un maldito golem de humo nos venden estos detestables muchachos y todos temerosos de gritar ¡ El emperador va en pelotas! Claro que el emperador va en pelotas, no existe traje como no existe verdad en el cuentito de los judíos. Tenemos que traspasar estas columnas si queremos que el humano deje de sufrir. Israel es hijo de la mentira y ha sido un asesino desde el principio como su padre Yahvé. Siendo la némesis de Midas todo lo que tocan lo transforman en plomo. En muerte. 

Hoy estos asesinos manejan el mundo, si asesinos y mentirosos. Dueños y señores de los negocios usureros que extraen la sangre de los pueblos hasta dejarlos convalecientes. No los matan del todo porque sin ellos no son nada, los dejan esclavizados, atados a sus mentes que hace milenios que se encargan de envenenar con miserias. Masas de muertos vivos manipulables que le temen al hombre de la bolsa. Un papelón muchachos. Una bolsa de papel en la cabeza debería llevar el hombre, de vergüenza por tanta idiotez

El cuento del holocausto judío da vergüenza, en serio. Quiero dejar esa lucha interna por tener vergüenza de nosotros, hagámonos una onda y dejémonos de joder...

"Sin embargo, el calvario de la mayor parte de los exiliados, habría terminado felizmente el día tan esperado del inicio de la paz, sino se hubiera abatido sobre ellos, a lo largo de las últimas semanas, la catástrofe de epidemias exterminadoras, ampliadas aún más por los fabulosos bombardeos que destrozaban las líneas de ferrocarril y las carreteras, enviaban a pique los barcos cargados de presos, como ocurrió en Lübeck. Estas operaciones aéreas masivas destruían las redes eléctricas, los conductos y depósitos de agua, cortaban todo abastecimiento, imponían por doquier el hambre, hacían imposible todo transporte de evacuados. Las dos terceras partes de deportados muertos a lo largo de la II Guerra Mundial, perecieron entonces, víctimas del tifus, de la disentería, de hambre, de las esperas interminables sobre las trituradas vías de comunicación. Las cifras oficiales lo establecen.

En Dachau, por ejemplo, según las mismas estadísticas del Comité internacional, murieron en Enero de 1944, 54 deportados; en Febrero de 1944, 101; pero en el mes de Enero de 1945 murieron 2.888, y, en febrero de 1945 murieron 3.977. Sobre el total de 35.613 deportados muertos en este campo de 1940 a 1945, 19.296 fallecieron durante los últimos 7 meses de hostilidades; y queda demostrado que el terrorismo aéreo aliado no tenía ya ninguna utilidad militar, pues la victoria de los aliados, al principio de 1945, ya estaba totalmente asegurada. Y por tanto, ya no era necesario de ningún modo, dicho terrorismo aéreo aliado. Sin esta loca y brutal trituración a ciegas, millares de internados hubiesen sobrevivido, en lugar de convertirse - entre Abril y Mayo de 1945 - en macabros objetos de exposición, alrededor de los cuales bullían manadas de necrófilos de la prensa y del cine, ávidos de fotos y películas con ángulos y vistas sensacionales, y de un rendimiento comercial asegurado.

Unos documentos visuales, cuidadosos y previamente retocados, sobrecargados, deformados, y generadores de crecientes odios.

Estos correveidiles de la información hubiesen podido, también, tomar kilómetros de fotografías similares de cadáveres de mujeres y niños alemanes, cien veces más numerosos, muertos exactamente de la misma manera, de hambre, de frío o ametrallados sobre los mismos helados vagones al descubierto, y sobre los mismos caminos ensangrentados. ¡Pero esas fotos, igual que las de la inmensa exterminación de las ciudades alemanes, que nos descubrirían seiscientos mil cadáveres, ya se guardarían bien de darlas a conocer! Hubiesen podido turbar los ánimos y sobre todo, templar los odios. Y la verdad es que el tifus, la disentería, el hambre, los continuos ametrallamientos aéreos, golpeaban indistintamente, en 1945, tanto a los deportados extranjeros como a la población civil del Reich, todos atrapados por unas abominaciones propias del fin del mundo." Carta de León Degrelle a Juan Pablo II a razón de una visita que el pontífice realizaría a los hornos crematorios flamantes, de ladrillos refractarios inmaculados de Auschwitz en 1979.

Es importante que entendamos esto porque esta mentira es la mentira que permite que vivamos idiotas. Sufriendo la usura judía en nuestros países, en nuestras familias. Jamás la democracia capitalista funcionará, como no lo hará el marxismo. Jamás funcionará un sistema basado en la deuda judía, en los bancos judíos, en los negocios judíos, en la farmacia judía, en el entretenimiento judío. ¿Podemos llegar a ver que es realmente un sinsentido soportar esto? Ellos no sirven para guiar al mundo, lo hacen muy miserablemente, muy artificialmente. Lejos de la naturaleza y muy cerca de la muerte y el odio. Nosotros proyectamos esta realidad, ellos son incapaces, por eso nos hacen hacer. Ay ay judíos llorones y mentirosos, llenos de talmud e ira. Son tan burdos, tan chabacanos, tan miserables. Ustedes pueden asesinar palestinos pero ningún otro país puede tener ejercito. La mentira del marxismo asesino de 60 millones de cristianos que es permitido sin problemas. Todos productos judíos, no es un capricho lo que digo, respaldan mis palabras los apellidos que manejaban los gulags, los de los dueños de los bancos, los de los dueños de YouTube, de google, del porno, de Hollywood, de Amazon. La lucha de clases es un invento judío para mantenernos peleándonos entre nosotros, nada más. Tan mentirosa la lucha de clases como la igualdad y la justicia de la democracia. Los políticos demoniocráticos hacen carreras como las estrellas de Hollywood, no hacen Patria. Porque los judíos que son los dueños del sistema prohibieron la Patria, prohibieron la Nación. Hacen a los pueblos avergonzarse de ellos mismos, de sus orígenes, de sus creaciones. Lo único que sirve es lo que te vende el judío con esa calidad tan reggaetón que los caracteriza.

Bueno muchachos llorones de la cole, se les acabó el cuento del hombre de la bolsa. El hombre de la bolsa murió, se ahogó en las penas de mi Pueblo, que comienza a estar lleno de brotes de verdad y justicia. Métanse sus sistemas miserables en el medio del kipá. Nosotros estamos viendo nacer el nuestro. Basado en virtudes Humanas como nos gusta y nos hace bien 卐LPLSH

Comentarios

  1. Gracias, en Verdad, tal vez algún día salgan a la Luz, las verdaderas fotos, las de los alemanes aplastados por estos ataques demenciales, y nos sacudan esta mentira de una vez por todas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

El infierno está en la cabeza que se mira el ombligo.

¿Qué tiene que ver el bigotito con la Felicidad?

Macri está muerto