El día de la marmota



Allá por los 90 hicieron una peli, como todas las que hacen en Hollywood, hechas para que la verdad se mezcle con la película y al neófito desprevenido bien le cueste separar la paja del trigo. En esta peli, El día de la marmota, Bil Murray queda atrapado en un bucle temporal. Condenado a vivir el mismo día una y otra vez, pareciendo que sin importar lo haga ese día volvía a repetirse. Primero se ofusca, se maltrata, maltrata por lo que él creía una condena, hasta llega a suicidarse sin lograr que el reloj despertador no volviera a marcar las 6 AM de ese 2 de febrero. Durante las miles de repeticiones intenta aprovecharse de su situación para cumplir sus deseos, engañando a los que son parte de ese juego pero no se encuentran en su bucle ... Hasta que un día logra salir de ese bucle ¿Cómo lo logra? Viviendo el día en virtudes, saliendo del escenario en el que él era el centro para utilizar todas las oportunidades de ayudar a los demás. Comportándose como Humano verdadero, libre y justo. Disfrutando de las posibilidades que le da ese día para entregarse a las virtudes, a la Vida y a los demás.

Hoy los humanos como generalidad vivimos en un gran día de la marmota, repitiendo errores y maltratos una y otra vez. Cayendo por ignorancia en una recurrencia que parece infinita. Pero nada es lo que parece. Es una demencia que a esta altura del partido seamos tan fáciles de engañar. Por mala educación nos encontramos lejos de nuestro centro y hemos naturalizado lo artificial. Nos reimos del virtuoso, hasta se tilda de tonto a alguien que es sincero y de retrógado a alguien que no elije las miserias para su diario vivir ... Si eso no es ser mal educado, no sé lo que es. Nos han engañado a tal punto que creemos que estamos parados en este patético escenario porque el humano es malo como lo dicen las nefasta religiones del demoníaco Yavhé o el espelugnante jodido Sigmund. Horda de inútiles traidores se venden por dinero o status de plástico, que les aseguro no traen ningun bienestar. Al punto que estos idiotas llegan a ser cosechados como el sapito Lanata, a quién la cocaína le vacío su cerebro de nuez y hoy con sus miserias y las directrices de magos negros maneja a la opinión pública como que de cerdos ignorantes se tratara.

Es muy simple cambiar el mundo. Es muy simple terminar con las violaciones de niños, la violencia, las villas miserias  y el malestar. Solo hay que elegir la virtud. Hoy. AHORA. Cuando vayamos a la verduleria, cuando almorcemos con la familia. Cuando tengamos que elegir que hacer, elijamos la poderosa energía de la virtud. Y este infierno se termina como por arte de Magia Humana y Consciente. Expandiendo las fronteras de nuestra propia mente 卐 LPLSH







Comentarios

  1. Gracias An por permitirnos ver mas claro todo lo que esta detras de lo aparente...

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno! por algo será que esas películas quedan dando vueltas dentro de uno, no? como rumiando una verdad oculta.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

¿Qué tiene que ver el bigotito con la Felicidad?

Macri está muerto

Pavadas desde el subsuelo