Pido gancho el que compite es un chancho




Competir y ganar. Search and destroy. Una de las cosas más aburridas de las que sufrimos en esta sociedad es la competencia entre nosotros. Tontería si las hay, una sociedad en la cual sus miembros compiten entre si, si y solo si resta. Ya que ese sistemita retrógrado hará que cualquiera de sus miembros le ponga la patita al otro en un horroroso tacle para que no llegue en primer lugar y se quede con las felicitaciones del jefe y el bonus de un fantasioso potencial aumento de la mensualidad.

La competencia entre nosotros siempre resta ... todos te quitan para que no seas el mejor. La cooperación suma ... todos dan para que todos seamos los mejores y obtengamos los mejores resultados posibles. Simple. Los que la complican son los demonios haciéndonos comportar como idiotas con sus reglas de juego miserables desde chiquitos.

Para salir de este juego miserable hay una regla inquebrantable, la unión de todos en un propósito común, el bienestar de la generalidad. Sin unión solo hay miserias. Ya conocemos el vacio, la desazón que crea la fragmentación y la competencia entre nosotros. Envenena cualquier espacio de trabajo colectivo tiñendo de energía nefastas lo que debería ser una melodia fluida de trabajo conjunto.

Claro que a estas reglas demoniacas aprendidas en la primaria hay que agregarle ese "complejo de inferioridad" tan limitante para el humano inconsciente de si mismo que desconoce de lo que el mismo es capaz atándose a la loca idea de que el "no puede". Demostrado está que en momentos de crisis un humano es capaz de cosas "imposibles" como la fuerza de Thor de una madre para rescatar a su hijo, por ejemplo. Si logramos sobreponernos a ese esclavizante complejo dejaremos de temer incluso a la muerte, a lo inesperado o a lo desconocido. "Dioses sois" todos ... no algunos. Todos aquellos humanos que logren despegarse de la idiotez, de la desidia, de la fragmentación.

Seamos un equipo Humano. No descansemos hasta que nuestros complejos se diluyan y logremos comprender la hermosa fuerza vital que desencadena la unión de los hombres para alcanzar un objeto común. Centrándose en ese objeto y no en los sujetos que lo ejecutan. El resultado de esta práctica es la felicidad de los sujetos ya que actúan de la forma natural, la manera correcta en que se desarrollan los procesos en este planeta que habitamos. Desde los microrganismos hasta la misma Gea. No podemos seguir llendo en contra de nuestra naturaleza. No podemos seguir las leyes de los talmúdicos, ellos tienen otra naturaleza exactamente contraria a la nuestra. Hacer lo que nos dicen los demonios y esperar sentirse bien es como creer que tomar coca- cola nos dará la felicidad. Literal.

El mundo está aburrido porque estamos haciendo lo contrario a nuestro fluir natural. Unamos nuestras voluntades todo lo demás es merengue del ego programado. Ideas tontas de una mente podrida por el veneno de los talmúdicos y sus normas artificiales. Seamos felices, no solo es posible, es lo natural  卐 LPLSH

Mi idea de un sistema Humano

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Qué tiene que ver el bigotito con la Felicidad?

Macri está muerto

Antisemita